Amants

BurgessY el muchacho tomó a su amante como un animal, introduciendo su grandeza regia y purpurada en el antro sin ternura, sin los arrullos del amor, más bien con gruñidos y aullidos, haciendo brotar sangre con las uñas de su pecho y de su vientre, y se abrió para ambos el cielo, perfilando con brillo cegador los contornos de un numen benévolo.

Burgess, Anthony. Poderes terrenales. El Aleph Editores, 2008 (pág. 289). Traducció de José Manuel Álvarez Flórez.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: