Justícia o ètica política

“Un cliché historiográfico afirma que el cambio de la dictadura a la democracia en España fue posible gracias a un pacto de olvido. Es mentira; o, lo que es lo mismo, es una verdad fragmentaria, que sólo empieza a completarse con el cliché opuesto: el cambio de la dictadura a la democracia en España fue posible gracias a un pacto de recuerdo. Hablando en general, la transición -el período histórico que conocemos con esa palabra equívoca, que sugiere la falsedad de que la democracia fue una consecuencia ineluctable del franquismo y no el fruto de una voluntariosa e improvisada concatenación de azares facilitada por la decrepitud de la dictadura- consistió en un pacto mediante el cual los vencidos de la guerra civil renunciaron a ajustar cuentas por lo ocurrido durante cuarenta y tres años de guerra y dictadura, mientras que, en contrapartida, tras cuarenta y tres años ajustándoles las cuentas a los vencidos los vencedores aceptaban al creación de un sistema político que acogiese a unos y a otros y que fuese en lo esencial idéntico al sistema derrotado en la guerra. Ese pacto no incluía olvidar el pasado: uncluía aparcarlo, soslayarlo, darlo de lado; incluía renunciar a usarlo políticamente, pero no incluía olvidarlo. Desde el punto de vista de la justicia, el pacto entrañaba un error, porque suponía aparcar, soslayar o dar de lado el hecho de que los responsables últimos de la guerra fueron los vencedores, que la provocaron con un golpe de estado contra un régimen democrático, y porque también suponía renunciar a resarcir plenamente a las víctimas y a juzgar a los responsables de un oprobioso ajuste de cuentas que incluyó un plan de exterminio de los vencidos; pero, desde el punto de vista político -incluso desde el punto de vista de la ética política-, el pacto fue un acierto, porque su resultado fue una victoria política de los vencidos, que restauraron un sistema en lo esencial idéntico a aquel que habían defendido en la guerra (aunque uno se llamase república y el otro monarquía, ambdos eran democracias parlamentarias), y porque quizá el error moral hubiese sido intentar ajustar las cuentas a quienes habían cometido el error de ajustar las cuentas, añadiendo oprobio al oprobio: eso es al menos lo que pensaron los políticos que hicieron la transición, como si todos hubieran leído a Max Weber y pensaran como él que no hay nada éticament más abyecto que practicar una ética espuria que sólo busca tener razón, una ética que, “en lugar de preocuparse de lo que realmente corresponde al político, el futuro y la responsabilidad frente a él, se pierde en cuestiones, por insolubles políticamente estériles, sobre cuáles han sido las culpas en el pasado” y que, incurriendo en esta indignidad culpable , “pasa además por alto la inevitable falsificación de todo el problema”, una falsificación que es el resultado del interés rapaz de vencedores y vencidos en conseguir ventajas morales y materiales de la confesión de culpa ajena. En cualquier caso, si los políticos de la transición pudieron cumplir el pacto que ésta implicaba, renunciando a usar el pasado en el combate político, no fue porque se hubieran olvidado de él, sino porque lo recordaban muy bien: porque lo recordaban y porque decidieron que era indigno y abyecto ajustar cuentas con el pasado para tener razón a riesgo de mutilar el futuro, tal vez de volver a sumergir el país en una nueva guerra civil.”

Cercas, Javier. Anatomía de un instante. Mondadori, 2009

3 Comments

Add yours →

  1. No entec res d’aquest text: en pura teoria filosòfica, des d’Heràclit sabem que els contraris són complementaris, que el camí que puja i el camí que baixa és el mateix camí. Heràclit va morir a les primeries del segle Vè abans de Crist. On és la novetat de dir que l’oblit i la memòria es necesiten mútuament? El problema no és si va triomfar l’oblit o la memòria, sinó que amb la transició es va implantar una nova memòria, fabricada ‘ad hoc’ i, molt sovint, incompatible amb els fets. I els fet, mantenen allò que Heràclit d’Èfes anomenaba ‘l’incombustible cor de la veritat ben rodona’. En els orígens humans, no hi ha ni oblit, ni memòria, sinó una deesa que els antics anomenaren ‘Cura’ i de ‘cura’, d’atenció curosa a la realitat, n’hi ha ben poca en la política, tant en la d’ara com en la de la Transició.

    M'agrada

  2. Hola, Ramon. Dues coses són veritat en el teu comentari. La primera que no has estès el text. La segona, que no hi ha novetat en el text. La seva aportació és explicar amb claredat (per això em desconcerta que no l’entenguis) una cosa que gairebé tothom explica a mitges i de manera incompleta: que ningú no va oblidar, ni els que estaven d’acord amb el que va passar ni els que ho denigraven. I que uns i altres van decidir deixar de banda el record per fer una cosa (aixó de la transició) que teòricament interessava a tothom (com a mínim a tothom que tenia algun paper decisiu en el procés). I l’autor tampoc no diu que li sembli bé ni malament el que va passar, ho descriu. En tot cas afirma que ni la justícia ni la memòria van tenir un paper rellevant en tot el que va passar. A la fi, la virtut fonamental del llibre de Cercas és que enceta un meló que estava per estrenar en aquest país: la descripció desapassionada i despullada d’apriorismes rellevants d’un fet historic però ben recent, carregant-se el mites gairebé infantils dels defensors de la democràcia en el 23 F. Aquests defensors no van existir, i el país (l’estat, vull dir), anava de cap a un cop d’estat que gairebé tothom assumia sense escarafalls.

    M'agrada

  3. GràciesPep! la generació que tenia 18 anys el 1975 (i ara estem per la cinquantena estrenada) sempre va pensar que això de la reforma política era una estafa. Això ho portem a l’ADN polític, independentment de l’opció concreta. És com una marca generacional. I quan s’ha arribat al poder (amb Montilla i Maragall), el primer que es va intentar va ser replantejar el pacte pólític amb el nou Estatut. Recordo que vaig anar a la mani després del 23 F a Barcelona i tots els meus amics van dir que si m’havia torrat. Em legiré el llibre; salut!.

    M'agrada

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: